viernes, mayo 18, 2007

Fantasmas y cálamos. Fantasmas en la Villa, 8.




VIII


Tal vez un ángel me descubra
y me regale la ignorancia,
el fantasma que fui
entre las rojas rosas
de las piedras.

Que me permita retornar
a mi paseo cándido,
al silencio que ni siquiera
es muerte
sino bella desolación,
una tarde perfecta
y sin peligro.

Pero
me ve de carne advenediza.

Yo podría decirle
que he conocido el miedo
y su trofeo.

3 comentarios:

almena dijo...

Me he quedado prendida de nuevo en esos versos...
"...retornar
a mi paseo cándido,
al silencio que ni siquiera
es muerte
sino bella desolación..."
:)
Besazo!
Feliz finde, querida Ogi.

Anónimo dijo...

,mmmm y musica de Demby, tus versos y la musica si q son un trofeo.ale.

Mestiza dijo...

un beso de sábado lluvioso para mi vertiginosa amiga que solo necesita relajarse un poco leyéndose a sí misma mientras escucha la música que elige. Es imposible no sentirse indolente y apacible entre las palabras que forman los versos y que dejan sin palabras, como si las robaras todas y las colocaras en el sitio al que pertenecen. La mayoría de las veces después de leer los versos no sé decir nada. Y hoy solo vengo a saludarte en la mañana lluviosa del norte

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas