lunes, mayo 07, 2007

Fantasmas y cálamos. Fantasmas en la Villa, 1.




Fantasmas en la Villa,la primera parte del libro, comienza con estas dos citas:


Un culto a la vida preparó, bajo los signos de la "visión" y de la "miel", el terreno para la religión dionisiaca.

Del libro DIONISOS. Raíz de la vida indestructible.
Karl Kerényi



Se podían escuchar los alaridos de las mujeres, el llanto de los infantes y los gritos de los hombres; algunos llamaban a sus padres, otros a sus hijos o esposas, tratando de reconocerles por sus voces. La gente se lamentaba a todo pulmón por su propia desventura o de la de sus familiares, y habían aquellos que rezaban pidiendo la muerte dentro de su terror de morir. Muchos buscaron la ayuda de los dioses, pero aún más imaginaban que no existían ya dioses y que el universo caía en picado para sumirse en una oscuridad eterna hasta el fin de los tiempos.

De la carta escrita por Plinio El Joven a su amigo Cornelius Tacitus, algunos años después de lo ocurrido en aquel 24 de Agosto del año 79 d.C.





Las imágenes que aparecen y aparecerán son fragmentos de los frescos de la Villa de los Misterios.

Los poemas van señalados con números romanos .



I





Cuando calma el atardecer
su mano en mi mejilla
y hay un instante
donde se paraliza el bucle
del sonido

viene de la bahía un viento
que me ama
y reposa si me entreabre
los labios
y mi lengua recoge
sus dos granos de sal.

Hay un instante
sin ser intrusa, sin moverme,
sin molestar el diapasón
de un tiempo que no es mío.

Hay un tener mi cuerpo
transparente
y curioso.

Vuelven los peces del estanque
del huerto a murmurar
y la tarde agita su palma
vieja,
tan vieja en los rosales.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Todas esas vidas sepultadas en un instante... ¡A veces parece el destino tan caprichoso!
Me encanta leerte.

kuko

Cristina dijo...

El día calma su mano en tus versos. Es un placer reposar aquí y dejarse hacer por las caricias de tus palabras.

Mirada dijo...

Es un trabajo extraordinario. Todo un proyecto lleno de vida. Excelente Ogigia... Te admiro. Muchísimo, no tengo ya palabras para darte las gracias por todo lo que estás haciendo, constante, y a favor y para el bien de la cultura, del arte y de todos y todas nosotras. Gracias. Un abrazo enorme.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas