miércoles, mayo 16, 2007

Fantasmas y cálamos. Fantasmas en la Villa, 7.






VII


Los amos intocables
del territorio que recorre
la lechuza
-oye el temblor en las pestañas
del ratón y la noche
dibuja en las cenizas
de los sacrificios mi sueño
intranquilo-,

los amos de erizado vello,
con pupilas felinas
y olfato más que lobos,
mojan sus uñas en el cuenco
del kikeon
y humedecen mis labios sólo
enseñados con tu saliva,
Duino;
quieren que beba, quieren
que lo mire.

Cómo negarme a ver
el pie sin su sandalia
descuidada,
sus rodillas abiertas, torso
que si lo toco me hundiré,
axilas comedoras,
me hundiré si las toco,
extraño cristo en el regazo
de la madre,
gesto del que posee
y otorga y enajena,
definitivo hueco;
me hundiré si lo toco
y lo miro
y lo quiero tocar.

Duino,
distrae mi mirada
con la placidez
de tus estrellas sensitivas,
dos o tres estrellas mudadas
en agua,
cometas de tu sexo
no irascible que, como el agua,
va subiendo y bañándome,
aquietándome.

Si lo miro
cómo regresaré
de su hendidura.

4 comentarios:

Cristina dijo...

Qué imágenes tan inquietantes Ogigia. Muy intenso.

Max dijo...

Una "piedad" rescatada de la ruina por tus palabras. Bello.

Saludos

DE-PROPOSITO dijo...

Si lo miro
cómo regresaré
de su hendidura.
................
Um poema interessante, mas que tive dificuldade em entender o sentido. O mesmo daria um quadro maravilhoso, com uma miscelânia de interpretações.
Fica bem.
E a felicidade juntinho de ti.
Um beijito.
Manuel

Anónimo dijo...

Sï, a mí también me ha recordado a la Pietá;el resto de las imágenes de un delicado y tremendo encaje.

Un besín

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas