martes, mayo 01, 2007

Sex. Sen XIV








Valse des crayons
P.Caratini



Durante toda la noche


Ropa tendida
bajo la lluvia:
cuando escampe, se atiesará obstinada
como cartón de niño, de disfraz
de reina de las nieves.

Una lluvia menuda
que esponja la textura
del algodón, las sábanas, banderas
de una isla rubia
donde sus habitantes acostumbran
a soñar en secreto
con vegetales ángeles de carne.
Una lluvia que ocupa canastillas
y se imagina
madres de un tiempo ajeno a los rencores.

Toda la noche empapa los tejidos
del calcetín urgente
igual que un lunes,
de la ropa interior de una princesa
frecuentada
por la gente pequeña de los bosques.

Pañuelos con adioses, con ardientes
partículas de fiebre
y de delirio,
felpa de una cocina literaria
al modo de un conjuro
en los asados
de la fiesta.

Esta lluvia desea
el trazo
que doma el pelo de los escolares,
que afina el vértice
de un lacrimal
o la gota
que señala el almizcle
en esa huertecita de los cuellos.

Ropa tendida,
bajo la lluvia
ropa habitada
que tardará en secar
pero habrá sido
más amada que a un rey,
más apreciada aún que a las sirenas.

En ella se resumen
los cinco océanos
y la primera vida de la Atlántida.

5 comentarios:

josé miguel dijo...

Muy a tono con el tiempo que, por lo menos aquí, nos ha regalado hoy el cielo.

Besos, como siempre.

Lisola dijo...

Vuelvo y tengo mucho que leer, pero estoy muy cansada y te pido disculpas , lo haré lentamente, saboreando cada palabra. Te agradezco tu pronta respuesta a mi poema y también tu ayuda incondicional.

Aún no estoy demasiado recuperada y todo me cuesta mucho...

Un abrazo y mi cariño.

Blogsin dijo...

Y a veces, hasta le decían que no hay tanto que colgar. ¿Sabrán ellos lo que llueve cualquier noche empapada? Al fin y al cabo, todo se confecciona con hilo, que a buen seguro, ya habrá sido sumergido en uno de esos océanos, hasta que se humedezcan los recuerdos.

Salpica tu lluvia letras que calan hondo.

Uno besito, Ogi

Marian dijo...

Me ha encandilado este poema, como a una niña chica , escuchando el relato de un “chamán” conocedor de los secretos de la lluvia. Es una poderosa sensación, leerte.
Un beso, como un sol tímido que hoy no he visto despuntar porque se me han pegado las sábanas :o)

Cristina dijo...

Entre tus palabras y la música podía ver la lluvia empapando la ropa. Preciosas imágenes. Besos

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas