jueves, mayo 31, 2007

Fantasmas y cálamos. Cálamos chinos 5








La barca


Para el día siguiente de las vírgenes
de agosto,
como si nada hubiera sucedido
en el desierto, en la brea de asfalto,
mi cálamo dibuja
su lentitud de río antes de lluvias
que recobren el furor de fluir,
y me balanceo en esta posada
vestidura estival;
apenas la intención de un movimiento
me lleva,
una atenuante
caligrafía de agua se sucede
y ni la rana ni el abejaruco
-llamarada turquesa
velocísima-
se molestan
en aquietar su absorto griterío.

Como si nada hubiera sucedido,
como si se durmiera mi barquero
y la muerte callara en la calina,
y tuviera la muerte
una rara pereza
y no moviera
un dedo
y no se estremeciera.

5 comentarios:

Ernesto dijo...

Qué delicia Ogigia, cómo te sientas a mirar... cómo penetra tu mirada el fluir de las cosas... esa belleza sin tiempo. Estoy disfrutando mucho estos Cálamos chinos. Gracias.

Max dijo...

Realmente magnífica esta serie de poemas. En este, se paladea la perezpsa tarde de agosto.

Saludos

Cristina dijo...

Hacía días que no te leía. Y vuelven a sorprenderme gratamente tus palabras. La caligrafía del agua y esa pereza.

Precioso Ogigia.

Anónimo dijo...

Ay Ogigia cómo penetras los misterios!
Esa estrofa final... es pura mística querida amiga.

Un beso grande.
Jade

Persio dijo...

Delicioso, Ogigia.
Los ojos se dejan acunar por la cadencia de los versos.

Un abrazo

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas