domingo, marzo 25, 2007

El libro de Zaynab. Madinat al-Muluk. XV y XVI



        © August Macke




        Ninni,ninni, jáhanum. Eduardo Paniagua



        Oh,madrecita mía,
        no dejes que me lleve esa mujer de ayer,
        con sus plumas de pavo para hablar de su hijo.
        Dicen del poco aliento del tiñoso muchacho
        y yo quiero tocar el rizo ensortijado
        de mi sedoso amor.

        Le ofreciste la carne jugosa del skbaj*,
        sus labios se mancharon, glotones, del aceite,
        después nueces peladas, preciados faludhaj**.
        Sus uñas semejaban tener hambre de siglos
        y el ruido de su boca era como el sonido
        de las pesadas muelas del molino de harina.

        Sonreía añorando los mizcales de padre;
        ella supo muy bien alabar tus aljófares
        pero erró en tu dulzura.

        ¿No ves que ella desea llevarme encadenada,
        que regale mi vida para su hijito enfermo?

        Ya no veré las calles ni bajaré hasta el río
        ni cantaré casidas de celos por la luna.

        ¿Y qué dirá mi padre al saber de mi entrega
        amorosa a otros brazos?

        Yo seré tu vergüenza y no querrás mirarme.

        Pues que ya soy casada con un nombre secreto,
        hermano de una estrella.


        *Estofado persa **Dulces





              © August Macke


              Le regalo a mi madre
              los primeros capullos de rosas de Turquía.

              La fiesta de Nayruz*.

              Mi madre me responde con un bello rubí:
              Es la gota de sangre en los labios
              que mordieron mi mano en los juegos nocturnos.

              La fiesta de Nayruz, día de primavera.
              Se adelantó mi cuerpo a su llegada
              y una helada aguja fue de agua tierna.

              La fiesta de Nayruz es el momento
              para doblar la aljuba que abrigaba
              en el baúl de invierno.
              Y la luz dibuja en los azulejos
              jardines hechizados de color.

              Seré rosal florido y la ansiosa abejita
              se acercará a libarme
              para la miel dorada del placer
              .



              *Fiesta de primavera












              1 comentario:

              BabiaS dijo...

              Feliz primavera, poeta :¬)

              Datos personales

              Se ha producido un error en este gadget.

              Archivo del blog




              Creative Commons License
              Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
              Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas