miércoles, marzo 14, 2007

El libro de Zaynab. Madinat al-Muluk. III.


        © Higinio



M´Saddar
Eduardo Paniagua



Hasta el mexuar* me llega el olor a jazmín
pero es extraño
que la mañana traiga los perfumes queridos
pues, al atardecer,
la flor prepara
silenciosas visitas.

Siempre al atardecer
los ramitos se abren en livianos temblores
de minúsculos cálices.

Y, a la noche, su efluvio
escala hasta mi estancia e impregna las almohadas
en tanto espero
un aroma de piel
que pueble el aire
con su caricia ardiente
y mi gemido.


        ....
        Vendrás con el jazmín
        en tu cabello.
        Aguardaré tu olor,
        ya no me duermo
        .....





* Corredor alrededor del jardín

2 comentarios:

La interrogación dijo...

¡Qué bonito!

Anónimo dijo...

"Aguardaré tu olor
ya no me duermo".


gracias por escribirlo día a día.

Jade

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas