viernes, febrero 01, 2008

Entra el viento de olor ciruela...V








La conversación




¿No te parece inútil esconderse de la muerte que acude, anaranjada y rosa, con la primavera?

¿Y si de un día para otro sobreviene, salvaje con sus flores, la enfermedad de los abandonados, y sube como hiedra a la ventana y nos despoja de nuestra promesa elefanta a largas pesadumbres?

Sí, estoy cansada de parecerme a la alegría de Keats, le respondí.

En ese momento cruzó mi brazo la ráfaga del martín pescador, esa fiereza que amo tanto.













(Música: Claro de luna. Debussy
El poema lleva el mismo título que la pintura de Matisse)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

la fiereza que amas tanto, la rafaga que no se ve. ale que te lee.

almena dijo...

Y... "No naciste para la muerte, pájaro inmortal" le diría Keats a tu martín-pescador...
:)

Besazo!

Algaire dijo...

Muy bello todo el conjunto. Un placer visitar tu casa.
Un abrazo

Ernesto dijo...

Precioso. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Leyéndote a ti y a ¿recuerdas? paso muy buenos momentos:

"Y llueve sobre Keats, llueve lo que roe invulnerable la esperanza,
esa partícula de Dios que hace creer a un hombre en otro hombre,
esa tumba blanca donde honra un arpa como austero fruto la juventud de un joven".
....

Días soleados.
Sara

Marian dijo...

Lo leí y lo releo...las imágenes son volanderas ráfagas.
Un besín y buen fin de semana

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas