sábado, febrero 23, 2008

Entra el viento de olor ciruela...IX






      Los pájaros




      Las palomas de Matisse ignoran la madrugada.

      Pero otros pájaros afilados cruzan la puerta
      del puente, pasan rasantes por debajo del arco,
      sobre mi cabeza, me desafían a seguirlos
      en la cacería, en la revuelta, para esquivar
      a la zorra camuflada que luego será fuego
      desengañador.

      Es el momento de todas mis cuerdas afinándose,
      el intervalo de vuelo que separa carencias
      del súbito placer sólo por volar, solo viento
      animal, carnívoro con alas, viento en verano.

      Sí, es el momento de cautivar a las palomas.






    Música de Mozart Camargo Guarnieri
    Poema con mismo título que la pintura

3 comentarios:

Marian dijo...

La tensión del vuelo... sobrevolar la palabra-paloma. Tú si que la cautivas.
Un besín

almena dijo...

El mayor de los éxitos para este nuevo libro, querida Ogigia.
Por méritos propios se lo merece.

Un besazo

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Ya tengo el libro...
Un beso

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas