sábado, febrero 16, 2008

Entra el viento de olor ciruela...VIII




        La ventana. 1905




        Quiero asomarme
        y que mis hombros se despejen
        de la tristeza.

        Entra el viento de olor ciruela
        agitador de los balandros,

        empuja la plata a los rielos
        y desanuda cuerdas para
        la tarde convertida en pulpo.

        Entra ese viento casi un hombre
        y por qué regala petunias
        y geranios cuando perfuma
        con sal,
        con escama,
        acaloradamente.

        Quiero
        que me vacíe, me despeje
        lóbulos, alise membranas
        mías, no me deje pensar.

        Es el momento de las telas
        coloreadas, el reflejo
        del incesante movimiento.

        Es el cristal de la ventana:
        doble tarde, doble esplendor,
        distante muerte.




Música: Ernesto Nazareth
El título de la pintura no lleva fecha,creo recordar, pero como Matisse nombró varias de sus pinturas del mismo modo, La ventana, he añadido el año en el que el autor fechó la obra que vemos.

3 comentarios:

Boedarkyss dijo...

Y nada que pensar, cuando el movimiento afina ese empuje insistente, aunque nos lleva, nos lleva sin querer, con los bolsillos llenos de anudados fragmentos de esa calma que buscamos en nuestras vidas.

Me gustan mucho tus poemas, como siempre...

Un beso, Ogi

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Precioso Maria Antonia, como todos, por cierto, estuve con Jesús Pino, te mandé saludos.
Un abrazo.

Lejo dijo...

Me has dejado pensando en tal instante¡¡
Eso que tu llamas "distante muerte"
Un beso¡

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas