jueves, junio 07, 2007

Fantasmas y cálamos. Cálamos chinos 8


Insectos en las flores












Ensimismarse en la canícula,
dejar que el pensamiento apague
su mecha, y muy quietos los brazos,
muy quieto en esa curvatura
el labio agrietado de ausencia.

Se olfatea lo que traslada
una morada nube, el borde
del planeta rodante sobre
los muertos, los vidrios, los muertos.

Y es un lujo volver la vista
al lento arbusto apaciguado
o a punto de morir.

Un zumbido señala el exquí-
sito sexo del ángel mudo
y vegetal...
Mas el planeta
ha modelado con sus manos
un imperceptible peligro.

Cuando las dos moscas retoman
el terciopelo fucsia, inmóvil,
el salto de una mantis caza
algo tan leve como una sílaba,

y rompe la tormenta y rompe
su estallido

y parpadeo

y llueve.

4 comentarios:

Ernesto dijo...

Qué delicia!

Fujur dijo...

sinceramente todo este blog es muy acogedor, no sólo por inspirarse en oriente sino tb por el buen gusto de quien escribe. saludos!

Anónimo dijo...

Qué cuidado tan exquisito en todo.
Y qué belleza.
Gracias.
Jade

Marian dijo...

Me gusta mucho, Ogigia, esa sutil y elegante manera de explorar los sentidos, de ahondar en los sentires.

Un besín y buen fin de semana

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas