jueves, junio 21, 2007

Fantasmas y cálamos. Cálamos chinos 13

El último poema de Fantasmas y cálamos.

Una vez más, para despedir a la ligereza del bambú, a la punta de la pluma que escribe una palabra, la primera palabra de un mundo, para el huesecillo ligero, lleno de aire, apenas con peso,de un ave pequeña... Pat Metheny.












Arundinaria




Cálamos
como tallos que sostienen mis plumas
y me sonrío tanto cuando puedo
transformar mi pesadez en albatros.

Cálamos
alineados que esperan un bosque
donde las criaturas que tuvieron
su templo, su sacrificio y su olvido
me preguntan delgadas de perfil;
les digo que ese bosque será siempre
verdiazulado.
(Un pigmento con el que cubriría
fértil mi blanca soledad gozosa)

Cálamos con nudos,
muy poco chinos, Duino, voladores,
cada uno
con su amor imposible,
cada uno
con una savia tenue
y escondida en la apariencia leñosa
de su cimbreo.

Cuando vaya a morir floreceré,
entre tanto los afilo y a veces
un puntiagudo punto es mi adversario
y tres gotas de mi sangre se vierten
sobre el papel: una que va a tus cejas,
otra por si te pierdo o te equivoco

y, la tercera,

mi corazón que por costumbre suele
dedicarse
al hombre
más verdiazulado.

Cuánto han crecido las niñas que tienen
en sus manos las copas del veneno.

Florecerán.

Luego el viento las llevará sin pánico
y silbará en sus huesos una antigua
promesa.

Cuando vaya a morir floreceré.

En una isla mi raíz aguarda
a emerger de una diosa que sonríe
insensata.
Elegirá las plumas
por que el olvido pueda rescatarme.

Y, Duino,
tú estarás para verlo.



4 comentarios:

Ernesto dijo...

Ah, extrañaré mucho esas puntas finas de bambú... Un beso.

Marian dijo...

Ha sido un verdadero placer ... entre cálamos aromáticos, elegantes,doblegándose a esas músicas... convirtiéndose en alquimia y remedio sacado del mismo daño, del mismo veneno.

Un besín y buen fin de semana

BabiaS dijo...

poeta florecida, qué decirte que ya no te haya dicho. Un placer volver a tu jardín :¬)

Persio dijo...

Siempre habrá un lugar, una isla... ¡Ogigia!

Donde Duino ha dejado la elegía para ser hímnico.

Un abrazo desde el mar

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas