martes, junio 05, 2007

Fantasmas y cálamos. Cálamos chinos 7




Fresas en un cestillo


Procuro probar un bocado
para cerciorarme
que mi corazón agridulce
aún está vivo
y acepta
leves porciones
de vertiginosos momentos
o ser una diosa que elige.

Pero la pulpa que quisiera
verter en mi garganta-jugo
rojo animal, costoso jugo-,
la carne
del corazón que me captura
ignorando su pulso
crece en el pecho escapadizo
de mi alcance
y descubro
que es mi sagrado corazón
en ese ajeno pecho
quien me llama.

Ser diosa no es bastante,
ni la elección,
ni el agasajo ubérrimo
de pequeños amores suaves
entre los dientes con su grano
ardoroso.

Ser diosa no es bastante
sin recobrar
mi corazón
que empuja un rojo desatino
en otras vértebras.

Sin recobrar mi corazón
que gusta
de residir distante
con su robada vida.

5 comentarios:

Ático dijo...

Hace tiempo que me dejo envolver por sus poemas.
Gracias

TONI dijo...

foto mágica, el cuadro que tienes por perfil. Me encanta, como el blog. un abrazo.

http://comounarbol.blogspot.com

espero mires mi blog.

Anónimo dijo...

Capturas un vacío escandaloso y lo apaciguas, la ficción más frágil …debajo está tu nombre. Gracias

Un abrazo cercano, siempre.

Marian dijo...

Vaya, el anonimato ha sido un despiste...

Chela dijo...

Querida Ogigia: Hoy leí esta tanda de cálamos, desde el número 1 donde había quedado. No quiero perder tus bellos y delicados poemas y te dejo un comentario en este y en el anterior.
Esta vez no consigo que me suene la música. Me paso ayer con otros post y debe ser un problema de mi ordenador.

Sigue deleitándonos con tu arte de expresar sensaciones y sentimientos.

Besos.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas