domingo, junio 17, 2007

Fantasmas y cálamos. Cálamos chinos 11







En el jardín









Una dama que pasea cuidando
que sus pies no se mojen
y levanta con elegancia
su cabeza por observar
el paso de las aves hacia el Sur.

Lee los signos,
oye a lo lejos el estruendo
de la tormenta como una invasión
que hubiese ido ganando poco
a poco su dominio de calmada
clausura.

Susurra: lloverá muy pronto,
y volverán a agitarse sus labios
con el temblor de una palabra
que no es suya, que ha madurado
donde el agua prefiere
amar el rostro que ella presentía.

Ahora la vemos disimulando
el nerviosismo,
lee las señales en el aire húmedo
y susurra: sé que vendrá.

Camina despacio, nada parece
acecharla
pero su soledad
se prepara para la bienvenida.






4 comentarios:

Anónimo dijo...

La soledad... y la bienvenida...
: )))
Buenos días Ogigia

Jade

Amor dijo...

¿y vino? ¿y
amor?

El Gato Lector dijo...

Las mujeres Edo, jugando con los ideogramas chinos dieron lugar a un estilo literario. Inspiraron el erotismo de los pulpos y cultivaban peonias gigantes.
No espera al hombre sino a la lluvia.

Marian dijo...

Me gusta esa serenidad en la espera y la sabia lectura premonitoria...
Un abrazo

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas