viernes, abril 27, 2007

Sex. Sen XI



El poema que sigue a continuación, otro más del libro Sexto Sentido, está dedicado al poeta Jesús P., al poeta y amigo y cómplice en la mirada de la escritura. El Caballero Blanco de Alicia. Y la música que acompaña es la que escuchábamos como fondo de presentación en el programa Tertulia de letras...desde allí surgió todo. Hace tiempo...pero el tiempo suele burlarnos con su distancia.







Vivaldi
Carol Nethen




La mano del Caballero Blanco


Los cinco continentes
con árboles autóctonos y cielos
dedicados.

Si nunca te acaricia,
si, al hablar, sus palabras son sus dedos
y una suerte de tacto no previsto
cercano te conoce,
te intercambia la piel con superficies
donde rueda callar porque quisieras
humedecer sus largos
dedos para ablandarlos
en tu asentir,
tú te desgranarías
como la vibración de una guitarra,
como el país del Norte en los pianos,
como el voluptuoso
lenguaje del sitar.

Cuando él habla y accede
a tu mirada y correspondes siendo
algo que no diréis,
sin risa pero alegre,
sin desvelarse,
algo más parecido
a la perpetuidad
del silencio amoroso,
sobre su mano hay pájaros,
hogueras lejanas del día de Año
Nuevo, relatos encantados, música
barroca y una intensa
suavidad que desea
árboles elegidos que den sombra
a la tierra común de las palabras:
continentes que piensas en sus dedos,
lugares del olvido
que el tacto posesiona y eterniza.

Tierra que no diréis,
amados cielos vuestros.

3 comentarios:

Marian dijo...

Madrugar es una costumbre,es un tiempo que gano para mí solita y desayunar con tu poesía es una verdadera delicia.

Un beso

Anónimo dijo...

Besos de gatitos para ti. Y otro mío.

kuko

Cristina dijo...

Cuando te leo mi mundo interior asiente. Como si conociera lo que cuentas. Es precioso.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas