sábado, diciembre 04, 2010

En Hermes (VIII)




    Ciudad del sueño

    La humedad se atrasa en la Luna

    y luego baja despertando

    a esos animales viejísimos

    de la Degollada.


    No todo es oscuro en la noche,

    ni aguza colmillos ni acecha

    en las tarjeas. No todo abre

    su manaza para agobiar.


    Me digo: no pienses en nada

    y duerme.


    Sé que hay ángulos de hierba agra-

    deciendo llover, verdeciendo,

    acaparando azul y olor.


    Sé que la tranquilidad rueda

    en los tejados como pluma

    de la lechuza

    de Santa María

    y en los árboles no hay heridas

    y en otra parte está la muerte.


    No pienses nada y duerme.


    ¿Qué siseo es este tan suave

    que me conoce y no me asusta?

2 comentarios:

Inma BabiaS dijo...

Precioso, poeta toledana
;)

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Es muy bonito Maria Antonia.
Un beso

Datos personales

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas