sábado, diciembre 04, 2010

En Hermes (VIII)




    Ciudad del sueño

    La humedad se atrasa en la Luna

    y luego baja despertando

    a esos animales viejísimos

    de la Degollada.


    No todo es oscuro en la noche,

    ni aguza colmillos ni acecha

    en las tarjeas. No todo abre

    su manaza para agobiar.


    Me digo: no pienses en nada

    y duerme.


    Sé que hay ángulos de hierba agra-

    deciendo llover, verdeciendo,

    acaparando azul y olor.


    Sé que la tranquilidad rueda

    en los tejados como pluma

    de la lechuza

    de Santa María

    y en los árboles no hay heridas

    y en otra parte está la muerte.


    No pienses nada y duerme.


    ¿Qué siseo es este tan suave

    que me conoce y no me asusta?

2 comentarios:

Inma BabiaS dijo...

Precioso, poeta toledana
;)

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Es muy bonito Maria Antonia.
Un beso

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas