sábado, marzo 24, 2012

XXV SI ELLA NOS MIRA


      CERCANAS


      Para Isabel Vera: Domina curatrix animae


      Mezclar con la madera la materia
      de sangre mineral y sin embargo
      viva;


      estratos femeninos enterrados
      que conservan aún el agua, el viaje.


      Y sacar de ese barro las señales
      de algo que estaba ahí, que todavía
      está:


      criaturas reptando, descubriéndose,
      indicios de la Diosa despertando.


      Cuando emerge su boca, cuando vuelve
      la Diosa a convertirse en carne y rueda,
      y no deja tranquila la mirada
      y no permite el cuero del olvido,


      es que hay una mujer
      amando a los caballos,
      torneando vasijas oferentes
      bajo un cielo amarillo que presagia
      Visitas desde lejos,
      desde aquellos lugares
      fenicios y marinos.


      Es que hay una mujer
      descifrando los rastros en la tierra.


      Yo la he visto leerlos con las manos,
      excavar hasta herirse,
      hasta encontrar el fuego.


      Estuvieron las yeguas inquietándose
      y regresó en la noche la memoria.

1 comentario:

Meternura dijo...

Ando por aquí, aunque parezca desaparecido, y siempre, siempre, me interesan tus versos. Hermosos, como siempre.

Un saludo.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas