sábado, marzo 10, 2012

XXIII SI ELLA NOS MIRA





      ELLA CUMPLE LOS AÑOS EL NUEVE DE NOVIEMBRE

      Pero está muerta.
      Está envuelta en la resina dorada que si se quema desprende
      un perfume
      no la pestilencia del olvido.


      ¿Está muerta?
      Está enemistada con el cuchillo culinario que dibuja varillas
      de abanico en su rostro y en mi rostro.
      Está mirando la parthenocissus de hojas de sangre, de ojos de medusa,
      está dudando si ensartar las cuentas de thoracine para la pulsera
      de los presentimientos, si regar
      con vodka la oración que le remito desde el limpiacristales de las
      amas
      de casa,
      si detenerse en su ventana, un pájaro le cuenta la verdad de los amantes
      asustados.


      ¿No está muerta?


      Me pongo su vestido elegante, su demora deliberada en llegar
      a los recitales, me llamo ANA,
      gas de garaje, torpe salvo un verso, negada para el carro de la compra,
      para las cuentas, para el fuego, estoy
      muerta,
      desordenada,
      muerta.


      Me llamo ANA,
      preciosa ANA.
      No, estoy viva.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No, no está muerta.

Sara

Anónimo dijo...

No, no está muerta.

Sara

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas