sábado, febrero 25, 2012

XXI SI ELLA NOS MIRA



      GRAHAM

      Alma en la punta de los pies que inhala el intervalo y tensa el diafragma por donde fluye la aguja helada de la música. Y se calienta, gira, espira, emana la fuerza de lenguas incandescentes que retienen sonidos para los músculos.


      Destilas un olor, te atreves a doblegar la magnetita de la lava.


      Caes primero a plomo, laxa en la tierra. Has susurrado madre, “Primavera Apalache”. Luego te contraes, miras en ti, desprendes tus talones, yergues, dilatas, hurtas verticales cercanías a la materia de la música, y transfiguras otro equilibrio, otro ligero paso, otro pájaro, otro plinto de lo liviano.


      Una orquídea pesa más en el desfiladero de Ba Zoi, un pañuelo de seda pesa más, y el lastre de una pluma, el tronco de una avispa mineralizan más.


      Vuelve a la punta de tus pies, a tu sudor, juega contigo.


      Vuelve,
      juega,
      echappé,
      levanta gramo a gramo, poro a poro tu sometido cuerpo.


      Tu trenza muscular ya es una música.

No hay comentarios:

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas