viernes, septiembre 17, 2010

FOTOHISTORIAS I

Sobre algunas fotografías de J. C.




Primer relato

I

Si fuera el final del día,

un delicado acero inciso

como una aguja no apreciada

inoculando su veneno,

el final del día,

o el final de los días,

o sólo el final de tus días

con los míos,


mi piel ya no desistirá;


mira, ha tomado

la suavidad más silenciosa

que regala la última luz,


se ha teñido de ese momento

donde respirar rítmicamente

era la urgencia del delirio

cuando el final del día hallaba

la humedad

en estos labios de difícil

beso,


y cuando el agua de la sombra

fluía salada ahogando

tu boca


y tú sabías

que ahogarte era escapar

de cualquier música.


Mira mi piel,

es la del corazón del vuelo

rubio de mi frente,


no se desnuda de una atmósfera

rosada, tan en calma.


Y si el final del día ha sido

cierto,

es más cierta mi desnudez

con su veneno irremediable…





II

…pero supón que es el comienzo.


Considera que más allá

de esos árboles,

después de su espesura,

sólo queda Saturno

y su melancolía.


Imagina que estamos

innombrados

y que la única vibración

rumoreando

es la caricia de mis plumas

en tus plumas; tú me suavizas

las plumas con el pico

porque así se seducen

pájaros iniciales.


Figúranos sin huesos,

blandas orugas de turquesa

blanda que han nacido del mismo

huevo;

estamos hechos de textura

dúctil…¡cómo nos envolvemos

el uno con el otro!


De pronto hay un instante, ahora

te detecto, son mis antenas,

te miro con mis ojos

incontables, me vuelven loca

los signos de tus alas;

tú desenroscas

tu labio y me penetras,

succionas- no quisiera

saciarte…-

porque así se seducen

las mariposas de otro mundo.


Y suponte

que somos esos árboles,

creadores de niebla

de deseo, gigantes dando

oxígeno a la lluvia,


y llueve clorofila, y donde

la lava se agobiaba

surge el viento del ansia,


y nos mojamos mutuamente,

nos amaramos, nos licuamos.


Suponte en el comienzo…


Más tarde se oyen gritos

de amor de los primates.

1 comentario:

Anónimo dijo...

prontito por la mañana de otro día recien estrenado, el placer de leerte, otro café, lluvia al fin y siempre el placer de leerete y disfrutar de tus elecciones.

Un abrazo.
Sara

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas