viernes, septiembre 10, 2010

El Jardín de Artemisa XVIII


      He cerrado los ojos, me he tendido;

      con su pico el verderillo niega

      que las jaulas... contestan

      el mito con su nido

      de liquen,

      la curruca que espera a que amanezca,

      la lucina cantando a un prisionero.


      He cerrado los ojos

      tendida; sólo un pulso

      explora la espiral del caracol

      que dibuja su baba en mi cintura,

      se va, se va, ¿me buscas,

      hélice de humedad,

      piececillo de sol?


      No muero aunque tendida,

      cierro los ojos con lo que se arrastra,

      me reúno frugal con el mantillo

      y en mi pelo el lagarto

      no se inquieta,

      y en mi nunca se encuentran las hormigas,

      y en mis orejas saben los lirones

      que pertenezco a mirtos.


      No he muerto, no me muero,

      me he tendido.

1 comentario:

Anónimo dijo...

un pelo que no inquieta a los lagartos,,,,mmmmm

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas