viernes, junio 11, 2010

VI En el jardín de Artemisa


      El carpintero busca

      esponjosas monedas,

      y es un reloj,

      parece un ritmo,

      no se asusta de mí.


      Invento el apellido de los pájaros;

      un ritmo, no se asustan

      de mí,

      sólo sentido

      porque espera la araña,

      sólo marcado al salto de un insecto

      que escapa de mi pie

      y va a parar a redes,

      oigo su grito.


      Otro reloj de sol

      que al aguacero sigue

      se deja abanicar

      con amarillos péndulos

      y el intervalo, arriba, de una nube

      llevando acá y allá

      sombreros de gigantas.


      El carpintero sigue

      picoteando pulsos,

      la duración eterna.

      De los restantes pájaros,

      saludos tras el agua.

1 comentario:

Inma BabiaS dijo...

Y yo perdiéndome tu Artemisa, ay ay

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas