martes, junio 01, 2010

En el jardín de Artemisa V


      LOBA


      Dime lo que conoces

      del cebo descompuesto,

      de las uñas biseles en las rocas.


      No soy la comadreja que enloquece

      con sangres,

      no dispongo del tiempo como orugas.


      Te alcanzaré

      más tarde o más temprano pero ahora

      afilo mis colmillos

      en esos roedores

      con paladar de nueces y melaza.


      Quiero escucharte ahora

      mientras retiro cielos de tus astas,

      ronquera de berridos,

      telas con que se viste

      la solitaria madre de los bosques

      de placidez y machos.


      Pateas la blandura,

      la percusión mojada,

      me olfateas alerta,

      sabes

      que si fuera mi abrazo fuera siempre

      el abrazo final.


      Ya te amaré después cuando se acerque

      tu inclinación al brezo

      y los gusanos.


      Quiero escuchar ahora

      qué pulcritud desplaza a la tristeza,

      qué libre certidumbre te ha montado

      y qué peligro puedo

      contenerte,

      oh carne preferida,

      mi ciervo azul huraño, mi maestro.


No hay comentarios:

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas