viernes, septiembre 25, 2009

Idolatrías: Orión



      ORIÓN

      Ven, gata loca,

      ronronea a mi lado,

      túmbate junto a mí sin el aprisa,

      como sueles hacer cuando pregunto

      qué pensará esta gata, esquiva bruja.


      Pronto serán las doce de la noche…


      Veremos esas naves imantadas,

      girantes girasoles

      del pintor holandés

      y beberemos lágrimas

      del rubio replicante de Blade Runner.


      Pronto serán las doce, el aire rojo

      envainará sus armas

      y dormirá a las niñas.


      So long ago

      hubo cuarenta enanos que forjaron

      pulseras melancólicas de jade

      y la muchacha alada quiso hacerse

      estrellas de la pena,

      lindas ajorcas para los tobillos.


      So long ago

      un cazador de insomnios se interpuso

      entre la luz más triste y el umbral

      de su puerta:

      hablaba de viajes al tejido

      que ocultan los que temen ser besados.

      Hablaba de los dedos que se queman

      en la constelación

      brutal donde los ángeles

      sólo se alimentaron de deseos.


      Y ella empezó a escaparse por los ojos,

      a convertirse en animal carnívoro.


      Pronto serán las doce, gata loca,

      y veremos los signos

      del azar dibujarse

      en la ausencia que vierte

      silencio

      silencio

      silencio.



Blade runner - Vangelis

2 comentarios:

Anónimo dijo...

.

Besos
Polov

Inma BabiaS dijo...

un placer releer aquí, poeta ;)

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas