sábado, julio 26, 2008

XVIII Poemas en Hermes (Revista nº 7)







      Restaurant de La Sirène ( Van Gogh)

      Saldremos a esperarla
      al limonado brillo de la calle,
      sentados y bebiendo,
      alegres como barcos
      que estrenan meridianos en el mar.

      Saldremos a esperarla sin presagios;
      la veremos llegar
      dorada y suaveazul de otro hemisferio
      y con una cadencia
      rimada de pasion a su cintura.

      Te besará los hombros,
      enjoyará el encuentro con su azúcar
      y olvidarás los días de tristeza
      transcurridos en vano.

      Dejarás tu licor y correrás
      a abrazarla.
      ¿Qué os diréis, qué confidencias dulces
      desvelarán sus aguas?

      Os miraré volver
      cogidas de la mano
      como dos muchachitas en domingo.

      Y me darás su gozo
      y creeré sin miedo que me amas
      con la breve estación de su sonrisa.

3 comentarios:

Paco dijo...

la vida es una eterna espera... y si no que los digan al Vicent, que tanto espero y el reconocimiento le llego cuando de nada le servia.

saludos

Anónimo dijo...

LLenando ausencias...

Gracias, Ogi.


Blindado

Anónimo dijo...

No me das tregua y me gusta.
" Al limonado brillo" y de ah� a quel que me conmovi� de adolescente, recuerdas?

"Pero al mirarte y verte la sonrisa
que te produjo el limonado hecho,
a mi voraz malicia tan ajena"

La m�sica parece elegida siempre para m� y las pinturas.

Sara

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas