domingo, febrero 18, 2007

LA MÚSICA DEL FUEGO XIII



Una misteriosa fuerza en Georgia O´Keeffe, pero también en la sonrisa de la condesa pintada por Federico de Madrazo. Para mis amigas este poema.






        Y también el regalo precioso de la Variación Goldberg nº 2.



Femeninos

La mañana que reconquista el hielo cuando he escapado

de mujeres que hablan
de la amistad.

La luz en mis oídos mientras callan las chimeneas

de las tentaciones.

La invisibilidad del sedimento que se deposita

en tu negativa.

El arma blanca que muestro al temido adversario

de nombre Confidencia.

La muñeca izquierda que recolecta lluvia en junio

porque no bebes de otra
fruta.

La impresión del fantasma de la casa del sexo

disolviéndose, borrándose.

La faz de ese fantasma, su cal huera, su cáscara,

su cinturón vacío.

El ala izquierda de mi espalda, luego la derecha,

la garza poderosa
al elevarme.

La mujer que confunde los secretos con una sabiduría

arriesgada.

La mañana en el altar de la piedra si alguien llega a tus ojos

provocando
un temblor.

El alma de la luz en la silueta que cruza tu elegante negativa.

La estrategia cuidada de la luz. No existe la memoria

sino el claro
violín de mi palabra.






9 comentarios:

Kmaleón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
BabiaS dijo...

Me gusta mucho esta serie de música de fuego, será porque mil-chispeas en ella ( chispas con lupas de fuego, de gua, de sones, de luz...)

Lisola dijo...

Como siempre, fantástico.

Gracia por la música,un buen acompañamiento a tan buenas letras. Me encantan las variaciones Goldberg. No sabría elegir una...

Abrazos.

Lisola.

Anónimo dijo...

Amiga : )))
Jade

Anónimo dijo...

Hay algo en ti que está tocando lo invisible.
: ))
Jade

Anónimo dijo...

La fuerza creadora, el gesto poético y un afanoso sentimiento trabajado, muy trabajado... Asumo el poema, que soy tu amiga. Dixit.-

almena dijo...

Qué decir?
:)
¡Un beso!

Mestiza dijo...

No sé si es más musical tu poema que la música en sí. Tiene un ritmo que invita a dejarse llevar.
A ver si hoy consigo que mi comentario llegue a buen fin y no se pierda como el que hice cuando me dedicaste el poema. A veces las NT y yo, discutimos y se me soliviantan engañando mis percepciones.
Gracias amiga

Anónimo dijo...

¡Me encanta leerte!
Un beso.
kuko

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas