domingo, febrero 11, 2007

LA MÚSICA DEL FUEGO X






Mi homenaje a María Callas. Una noche de verano fue escuchar LA BELLEZA. Cuando recordaba la historia de Tristán e Isolda, Iseo, Yseut, la Isla... Seguía escribiendo La música del fuego.




Existen muchas imágenes sobre los amantes protagonistas de una de las historias más intensas del ciclo artúrico, de La materia de Bretaña. He elegido a Waterhouse.

Este poema es otra de las raíces del libro, desde mi punto de vista. Nadie se engañe al leerlo y figurarse una alabanza a la muerte...todo lo contrario... Es,por fin, el bebedizo...




María Callas canta Dolce e Calmo de la ópera TRISTÁN E ISOLDA de Wagner


Esa rosa que bordé en la batista
porque la niña aún ha obedecido
el trazo de su madre en el dibujo...
Ni el reflejo de la madera ardiendo
la roza con el tiempo que se escapa.

Puede volver la niña a apoderarse
de los relatos de la ciudad que ama,
puede rasgar la tela con la furia
de ver a un hombre tonto abandonándose
a la huida
pero la rosa sigue insolentando
con su belleza el día de la muerte
de la inocencia.

La miro y es un resto de la arcilla
de los once años, de la quebradiza
rama de un árbol muerto, al fin talado,
al fin leña que ahora se convierte
en el color
del bebedizo.

Soñé, cuando bordaba, con tu brazo
dirigiéndose a mí, rompiendo el hilo,
rompiendo el humo calmo de la infancia,
y al fin he muerto, al fin, y resucito
adiestrada en el arte de este fuego
que devora
a la rosa.

La miro y no recuerdo los veranos
del tedio obedeciendo a la cordura.

Tengo una nueva flor que me ha crecido,
una rosa de muerte que dibuja
muerte a mi alrededor, muerte en mi vientre,
muerte por fuego, fértiles vegeta-
les de muerte,
porque querer vivir después de hallarte,
querer domar la rosa en la batista,
es bordar una rosa acobardada,
muerte por no volar, la muerte muerte.



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bueno pasar por tu blog , ver estos textos tan cercanos, y tan bien explicados, las notas aclaratorias me traen muy buenos recuerdos, los vuelvo a disfrutar, de alguna manera son ,tambien, mi musica del fuego. Ale.

Anónimo dijo...

Te sigo. Me encanta leerte.
Con tu permiso, dejo un enlace para escuchar a María Callas:
http://www.goear.com/listen.php?v=c83160c
Un beso,
kuko

Ernesto dijo...

Bonito poema, me encantó eso de "muerte por no volar, la muerte muerte"

Leodegundia dijo...

Como últimamente no puedo hacer las visitas con mucha frecuencia, hoy me encuentro en tu casa con unos cuantos poemas sin leer.
Una vez leidos todos y vistas las imágenes, no me queda más remedio que felicitarte de nuevo.
Un abrazo

BabiaS dijo...

:¬) Felicidades de nuevo
- el enlace de Kate Naess, la noruega está bien, te lo dejo como remite-

almena dijo...

Feliz semana, Ogi.
Un beso

Marian dijo...

Muy muy grande, Ogigia... avanza la partitura y ese crisol del fuego se azula y se enardece.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas