domingo, julio 10, 2011

Signos sobre la tierra XI



      Recuerdos de jardines


      El trazo oscuro, un presagio

      del temporal,


      pero, ¿acaso no están nerviosas

      las yemas del almez?

      ¿Y acaso en los guindos dormita

      el lejano dulzor

      rosado?


      Un augurio de enfermedad,

      un paso gris. Pero no vuelvo

      la mirada ni al manantial

      ni a los frutales concluidos.

      Estar presente no me trae

      peores

      correspondencias.


      Sólo que no se debilite

      el aliento del día de hoy,

      el que me vive,

      que no venga un gusano hambriento

      a malograr esta mañana

      suntuosa.

1 comentario:

Inma dijo...

que te tengas muchas mañanas - y tardes y noches- felices este verano, poeta

un abrazo
Inma

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas