domingo, julio 17, 2011

XII Signos sobre la tierra


      Ad parnassum


      Tendré doscientos años, ellos

      serán de piedra.


      Tendré doscientos años para

      amarlos.


      Él sonreirá

      con una palabra burlona

      y ella distinguirá en los gallos

      al pez que baila.


      Su policroma piedra dando

      casa

      brillo

      ausencia

      de

      memoria.


      Sólo sangre paternal, sangre

      para el alcaén. Algún dios

      la bebe.


No hay comentarios:

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas