domingo, marzo 27, 2011

Signos sobre la tierra II


      Composición

      En esta ciudad de los ángulos

      primero neblinosos.

      Vuelvo

      mi rostro a la tarde animando

      lo poco de verde, primeras

      flores de febrero y a quién

      pido una tregua, un tramo blanco

      y tranquilo.


      Para verlos subir despacio:

      Él,

      con una alegría heredada,

      no piensa en muertes.

      Ella es una niña cercada

      de dolor. Es coqueta y terca.


      Para

      verlos vivir en la ciudad

      luego radiante.

      Nadie conoce cómo

      convertirse en sus pájaros.

2 comentarios:

almena dijo...

No parece haber lugar para los pájaros...

besos!

antonio dijo...

Como de costumbre, ya que es mi forma,entro de puntillas y en silencio, a leerte y meditar, no creas que al no mostrarme, no este.
Un beso
Antonio

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas