sábado, enero 29, 2011

Varios V

Acuarela de José Antonio Villarrubia

      Unas hortensias


      …Porque alguien te aseguró seda

      finísima desde los hombros

      para que no pesaras, para

      que supieras huir.


      El jardinero te explicaba

      la presencia celeste, dioses

      determinando cada pétalo,

      decidiendo la luz, tramando

      lluvia de abajo a arriba.


      Te confirmaba que las chapas

      de hierro cubrían heridas

      y luego, en la tierra, fantasmas

      de gusanos, hijos furtivos

      de mamíferos ciegos, formas

      delgadas en la acidez, formas

      siempre

      sedientas.


      Un silencio atento a la umbría.


      Hay cierta

      despedida en ese temblor

      de las corolas, algo en tránsito,

      vehemente para renunciar.


      En la aleación escondida

      de los trocitos de metal

      con el agua de lluvia

      prende

      la consumación

      el doliente y marchito modo

      de inclinarse.

4 comentarios:

Cuentame un cuento dijo...

hermosa acuarfela y también poema Ogigia¡

almena dijo...

Feliz domingo, Poeta.

Y un beso

mirada dijo...

adoro tu poesía, ¡bella! :-)

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Muchas gracias Maria Antonia, un honor para mi.
Un beso.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas