sábado, enero 15, 2011

Varios (III)

Giacometti

      Va ligero el hombre con su sombra,

      insistiendo en el paso,

      adiestrando a su sombra.

      T

      anta luz erguida los confirma, los cose el uno al otro; la sombra, afinado perfil

      del misterio, inclinándose a arbustos calientes o con un nombre que se asemeja

      al de Andersen;

      el hombre, en su cifrada distancia que la luz me acerca y lo distingue de entre todo el color, toda calma presencia del verano.

      Es un fugaz

      enigma repentino.

      Lo sé porque voy tranquila, sin molestarme nada de la luz o el calor escalando desde el agua.

      Azarosa y tranquila, tras los pasos del hombre y su sombra,

      perseguidora casual sin prisa, admirada por este secreto, envuelta por la luz,

      hecha de día.

3 comentarios:

Cuentame un cuento dijo...

Muy7 hermosa y enorme escultura y una dedicatoria hermosisima.Un besazo¡

almena dijo...

incluso pareciera que es lo único realmente fiel con que el hombre cuenta...

besos, guapa!

Inma BabiaS dijo...

Me fascina Giacometti, no imaginaba que un poema a sus pies pudiera no quedar achatado, pero no, poeta, le das luz

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas