jueves, julio 15, 2010

El Jardín de Artemisa XI


      Estoy bebiendo

      del agua del estanque para ser

      igual que las Muchachas

      Doradas

      y con cara de felicidad pero

      salvajes ojos ir

      donde los perros de la Diosa apresan.


      Estoy bebiendo

      para destilar los frutos del saúco

      que remedie tu mal,

      ciervo amado,

      mío.


      Te secaré la lluvia de los párpados,

      preguntaré

      a las Gwragged Annwn

      cómo es tu mar para verter las ollas

      del licor

      y si bebes del agua

      que riza mi lengua, que espera sabia,

      las galguillas veloces

      por el sol

      serán

      lo que fueron siempre, me auparán

      a tu lomo

      y te cabalgaré desordenando

      tontas palabras de la primavera.


      Sobre ti, entre tus astas,

      tocando a las Muchachas de los árboles,

      despeinada, desnuda.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te secaré la lluvia de los párpados...
Ay Ogi, tú me escribes lo que yo siento, pienso, y eso que lo hago en sarisuhahili.

Manuel dijo...

Al infierno

Yo soy el hombre que va a morir en el lago
yo soy el hombre-ciervo que habita y muere en el lago
y no me busquéis más, pues soy el ciervo,
el animal más bello que existe
el ciervo de la locura:
yo soy el tigre
el animal más bello de la noche: yo soy el Diablo,
que dirige el movimiento incesante de las bocas
en la putrefacción del infierno
en el papel que es puro infierno,
en el lago atroz de los ciervos
que se contemplan dulcemente
SIN OJOS.

si que dan juego los ciervos y los tigres..

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas