jueves, julio 02, 2009

Poemas Aniversario y V



      En el resto del tiempo
      no
      respiro, el tiempo fuera es sed;

      todos los ruidos de las sombras
      duelen, todo el tiempo que resta
      se hace tortura, se atormenta
      con deslealtades, carencias
      en eriales de duelos,
      despedidas y un desamor
      tenaz que aloca los propósitos
      más dulces
      y feraces.

      Pero me invita el perfume
      de las mimosas
      detrás del muro, en el jardín,

      oigo a las tórtolas tranquilas
      del almez
      y
      distingo lo que hablan los peces
      del estanque.

      Está la puerta abierta y entro
      y cuando entro eres Tú quien conoce
      mi sequía.

      Sé del secreto
      de este jardín velado
      a las miradas
      porque no brilla otro secreto
      sino mío.

      Y según entro,
      Amado, y me abandono y quiero
      la costumbre del jardín,
      se desmorona en el umbral
      el tiempo como arena.

      Nada me viste, nada queda
      engañoso…

      Sólo el instante persevera
      sólo la soledad contigo,
      dentro.

      Sólo el instante,
      dejando mi cuidado
      entre las azucenas olvidado
      .


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bonito! Qué ciudad, dios! El poema sereno ¿o es tu serenísima mirada? Dixit.-

yole dijo...

Jardín de letras, mejor...

Saludos nuevos.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas