viernes, abril 10, 2009

Hermes, 23. Tercer poema



      Quizá los frutos
      del abedul... planean:

      La liviana cortina al mediodía,
      las voces inaudibles
      del pequeño apetito, ¿qué repiten
      cayendo lentamente hasta el tapiz?

      Amentos
      como sexos viriles o badajos
      o deseos con forma de pulgares
      para tocar mis hombros
      y burlarse
      de la madurez.

      Aquí no cumples años,
      no me regalan
      animales dormidos de belleza.

      Aquí la lluvia, en mí la lluvia
      de los frutos que son
      insistencias,
      viejos dioses cubriendo mi cintura.

      Aquí no cumples años.

      Ya no dividiré los talismanes
      de tierra del adiós.
      Ya no seré educada
      ni intencionado anillo
      femenino.


Reflection. - The Secret Garden

4 comentarios:

almena dijo...

Ya estoy de vuelta a casa y a tus poemas...
:)

Besos, querida Ogi

Inma BabiaS dijo...

volver a tus poemas, como dice nuestra querida almena, porque es un placer leerte, lo que te repito y repetiré ;)

Manuel dijo...

no cumplir años, animales dormidos , y el pequeño apetito....y tapiz claro.saludos.

Algaire dijo...

Una delicia profundizar en tus poemas.
Un abrazo

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas