jueves, agosto 14, 2008

XXI Poemas en Hermes( Revista nº 8)























      Fantasma en el Claustro de Santa Cruz




      Tú no estabas aquí pero la niebla decolora el cielo como un cuenco de leche.

      Era un niño... Tú no estabas aquí aunque es un niño que desenceniza tanta pereza del otoño y corre espabilado alegrando la piedra. Cobarrubias termina su compás. Los criados descorren las cortinas y el arquitecto piensa esconder en la piedra una flor, un afable murmullo.

      El fresco desdibujo de las horas más claras, el despertar de un pájaro, el cercano gemido de un enfermo... Este viento que llega reptando y averigua la voz del niño igual que un dios insólito.

      Porque le han regalado la primera naranja del otoño tal como rosa nueva e inconsciente, vencedora de signos y atauriques.

      Y queda su perfume tatuado sobre los corredores, sobre el airoso lienzo de los muros, sobre la luz que es blanca y mirador.

      Tú no estabas aquí y sin embargo escuchas la invisible mañana, la invisible permanencia del súbito regalo.

      Tú no estabas aquí y cruzas el silencio persiguiendo la sombra de aquel niño - y quién le dio la fruta, qué sueña el arquitecto-, quedándote sin aire en el asombro, mirando de reojo el brazo oscuro detrás de la tristeza de las tumbas labradas.

      Entre tanto del día hay un sonido que colorea el aire, que incrédulo se impone y te recobra y cubre los secretos, los antiguos secretos naranja de las cosas.

<

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Incleible la frescura de los poemas escritos en HERMES hace casi una década...
Pasear contigo, de la mano de tus poemas, es muy agradable... y freco... y nada altera la serenidad de tu mirada, tu convicción en la belleza de las cosas... y en la bondad de la vida; mereces la felicidad que otorgas. Dixit.-

Anónimo dijo...

De nuevo en casa y por fin...puedo leerte tranquila Dorabella.
Soave sia el vento.
Gracias .
Fiordilifi

Inma dijo...

No estaba lejos en Julio, podría haberme escapado. Ahora vuelvo de unos días de montaña, aquí podré seguir con aire puro - aunque también fume leyéndote ;)-
BabiaS

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas