lunes, agosto 04, 2008

DEDICATORIA

No pego imagen, sólo música, mi preferida, es que me encanta, y texto.


Me detengo en Hermes y miro a mi alrededor y dedico:


Para Carlos, Ángela, Manolo, Guadalupe, Nacho, Paloma, Antonio, Pilar,Inma, Juan Pedro, Gorka (reconozco que ya le dediqué el texto varias veces, él sabe...), Blanca, Marce, Francisco, Gerardo, otro Manolo (de Zamora, mi querido amigo), Concha, ah, Concha...en fin, nombres reales que esconden nickes, nombres reales y cercanos detrás de las tardes de invierno en un chat. Seguro que me dejo nombres, lo siento, no es olvido intencionado... Ah, y también para una montaña...Ya no me habla de la luna.





LA VALSE


Es verdad lo que ocurre cada noche en la plaza, escucha a quien lo cuenta, quien va de madrugada tomado por mis uñas de modelo desnuda.

Una chiquilla ofrece las palmas de sus manos al hombre de los hielos y dos llamas azules le roban el descanso. La niña le permite calentarse en sus manos.

Una mujer alcanza las ramas de los árboles para hacerse un vestido; le sobran los recuerdos, los hijos que ella diera al frente de batalla, y comienza sin música a bailar y me mira.

Un camarero rompe los vasos en el rostro de aquel que se negaba a abrir su pecho, a darse a un instante de furia, a ese instante de río enroscado en los brazos, irguiendo el sexo duro de los hombres amables.

Un anticuario sabe que me siento a su lado y prepara una silla, un plato de diamantes o la corona inglesa. Les dice a sus amigos: callad, la siento cerca, no viene de hechicera, ni de muerte, ni estéril. Sólo quiere comerse lo que ya hemos perdido.

Y un niño dice a un sastre puntadas en la noche maliciosas, mundanas. Y otro niño trampea los tacones de agujas de tontas señoritas…Ellas exclaman: ¡Oh, si estoy descalza! ¡si he encontrado un amante con ojos de mujer!

Pronto, pronto, la plaza se llena de animales, de antiguos sacerdotes con llagas en la frente, de funcionarios rojos, de países absurdos, de escultores lisiados, de panteras humanas, de donjuanes de cera, de víctimas mordidas en camas detestables, de dolor y de gozo,
de vida que se arrasa con su propia impaciencia.

Giran desordenados, giran rompiendo un sueño, giran y se desprenden de sus viejos amores. Y yo bailo con todos, y los beso, y me crezco. ¿ Ya me has visto, invisible, seducir a tu esposa, quitarte su cintura, su tímida promesa?

Pues entonces, ¿qué queda sino bailar contigo?

10 comentarios:

Anónimo dijo...

abrazos complices y felinos desde Asturias. Gracias por tan magnifico gusto
Anyi y Manolo

Anónimo dijo...

Por favor! ¿Alguien ha visto mi nick de FredAstaire_51?
Lo preciso ya!

Guadalupe dijo...

Muchísimas gracias, es hermosísimo, me has hecho llorar de emoción, milleiros de bicos.

Inma dijo...

todo un honor ;)
BabiaS

Anónimo dijo...

Me has alegrado el día de ayer y me has emocionado por dedicarme un texto tan sumamente hermoso, tan exquisito.Apasionado y sublime.

Un beso enorme

Guadalupe

Marce dijo...

Esto sí que es un preciosísimo regalo veraniego.
Me llega refrescante y gratísimo en este mi asomarme a los calores sofocantes del asfalto madrileño.
¡Gracias, querida Ogi!

Me vuelvo con él a tierras castellanas un poco más fresquitas.

Abrazo grandísimo

Marce

Anónimo dijo...

Y uno de esos nombres que apuntas, entre algunos otros muy queridos, quiere que no olvides nunca lo importante que eres, mi reina.
Gracias desde lo más profundo.
Paloma

Blindado dijo...

Guapa!

Anónimo dijo...

Tan lejos y tan cerca,disfrutando aunque apresuradamente de tus palabras.
Pilar

Anónimo dijo...

qué despisteeee!
Tienes demasiados amigos
Espero que no sean virtuales
Fronquis Fronquis

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas