sábado, julio 01, 2006

Veintiuno



© Ricardo Martín



La indiferencia del mediodía
se refleja en su intangible alhaja.

Desde La Cabeza baja al río
la luz, se entretiene entre las cañas
y, si hace un instante aún la sombra
chapoteaba en la presa, ahora
tanta luz recorre el pañueleo
de las garcillas.

Y, mientras se exhibe este fulgor
con su indolencia azul, tal vez cerca
alguien pliega su amargura para
que nadie la vea y luego baja
a la orilla y la pone en el agua

y flota hasta que un pez curiosea
y se la lleva.



..........................................

La foto es de pequeñas dimensiones; no la conseguí mayor...no quedaba bien escaneada del libro.

10 comentarios:

Marian dijo...

No te preocupes por la foto. En realidad el agua la ponen tus versos, plácidos reflejos...
Un besín

Leodegundia dijo...

Tanto la foto como el texto proporcionan paz y serenidad.
Un abrazo

almena dijo...

Bueno domingo tenga usted, POETA amiga.
El mío en el placer de leer poesía como la suya...
que actúa en mí a modo de "pez curioso" que hace desaparecer la amargura si aparece y la "pliego".
Ogi, mira que eres buena, buenísima escribiendo.
Te mando un abrazo fuerte por POETAZA.
Y otro muy muy fuerte por amiga :-)

Ernesto dijo...

Qué bueno que los peces se pueden llevar nuestra amargura. Qué bueno que la naturaleza toda es una bendición para el hombre.

La Noche dijo...

Donde está ese río en que podemos depositar la amargura?.
Me guata que en los momentos de amargura tengamos un lugar para dejarlas aparcadas,puedes contar comigo no soy un rio pero se escuchar escuchar. Un saludo

Lisola dijo...

Dejemos que el agua arrastre nuestro dolor en el frágil silencio de los peces.

Un saludo.

Lisola.

Amanda dijo...

La luz, en su paso insolente, sabe bien que nada ES realmente sin ella... ni siquiera la amargura.

Un saludín de pez curioso. Gracias.

Susy dijo...

Tal vez el pez esté pleno de tristezas de otros... para que todo les duela menos, a su consta.

Con ese trocito de foto, me quedo.

Besos.

azzura dijo...

No te preocupes, de esas dimensiones tambien se aprecia toda su magnitud. Gracias por ponerla, y por el texto que nos regalas;) abrazos

angel dijo...

Recorro tu espacio por primera vez, y llego a este hermoso poema mojado por la luz que agradezco.


Saludos...

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas