domingo, julio 23, 2006

PRIMERA PARTE, POEMA PRIMERO

© ZÓBEL


JARDÍN DE NOVIEMBRE

¿Qué príncipe durmiente
aguardaba tu beso?

Las últimas palabras de la infancia
minúsculas.

La leyenda de un niño
que no fue acristianado,
o un antiguo asesino
de mujeres y gatos,
un viejo juguetero
y una delgada joven de otro río.

Las últimas palabras de la infancia
tendidas.

Te mentía la luz
y era fascinadora
tu precoz insistencia con los príncipes.

Las últimas palabras de la infancia
diamantes
antes que la ceniza,
la prohibición, la angustia las hicieran
dudosas.

Las últimas palabras
cifradas
de
la
infancia;
en su jardín extraño consentidas,
en su jardín fantasmas luminosos.


10 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusta la joven de otro rio. emepzar un libro con un poema que dice adios, curioso ,inquietante.ya quiero leer mas.

Lisola dijo...

Otro libro. Otra vida. Otra sombra o tal vez otra luz. Las últimas palabras de la infancia. En qué lugar se nos quedaron... bello

Me gusta este primer poema de este nuevo_viejo libro...

Es... como la crecida lenta de un río.

Disfruto leyendo.

Un saludo.

Lisola.

Hell dijo...

Precioso Ogigia, las últimas palabras de la infancia se podrían retratar así... es más, seguro que así quedaron en algún lienzo.
Bsos! :)

mark66 dijo...

Tengo que reconocer que estás hecha una gran poetisa. Hay que ver, repasando tus post, la cantidad de poemas que has colgado, y todos con una exquisita calidad.
Bien, muy bien, ogigia.
Saludos

Leodegundia dijo...

Te felicito por rescatar ese libro y por seguir ofreciéndonos unos poemas tan bellos.
Un abrazo

almena dijo...

Un olé agradecido a tu amiga por su sugerencia.
Qué verdad reconozco en esos versos...
"Las últimas palabras de la infancia
diamantes
antes que la ceniza,
la prohibición, la angustia las hicieran
dudosas"

sí, creo que después de eso dejan de ser diamantes.

Besazo, querida Ogi

Ernesto dijo...

Se disfruta tanto leerte: "las últimas palabras de la infancia". Cadencia de una luz al fondo, de una música. Y alguién detrás nos mira... Besitos.

Nacho Montoto dijo...

Bonito jardín! :)

Cristina GD dijo...

Qué maravilla de poema Ogigia. Me impresionas.

Meternura dijo...

Qué hermosa despedida de ese jardín extraño. Siempre se vuelve a él, siempre se canta lo que se pierde.

Besos de admiración

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas