domingo, julio 16, 2006

Veintitrés

© Ricardo Martín




Les dije a los niños que contemplaran el azar
violeta, su insospechado regalo, pero ¿cómo
sabrían comprenderme si el viento aún les posee,
si pertenecen al aleteo que no se explica
a sí mismo y a salvo se vuelve también violeta?

Ellos,
que ignoran el sometimiento a las fatalidades,
residen todavía en el ciclo del agua.


7 comentarios:

La senda dijo...

preciosos colores, pasteles, como una obra de arte.....

nubes y colores que dan forma a un sueño hecho realidad....

y todo como regalo para nuestros ojos

contemplad, escuchad !

saludos

La senda dijo...

pd. te recomiendo mi FOTO - BLOG

saludos

http://fotoblogsenda.blogspot.com/

Leodegundia dijo...

Hay regalos que sólo se pueden apreciar con la edad.
Un abrazo

Ernesto dijo...

...yo quiero ser niño, quiero ser... ese aleteo que no se explica

Amanda dijo...

Ellos no contemplan, pero saben sumergirse entre todo aquello que nosotros, sólo sabemos contemplar.

azzura dijo...

Estoy de acuerdo con el último comentario.. pero que bien explicado;)
Saluditos Ogigia, muy bello el texto y la imagen.. el color violeta es, entre otras cosas, relajante.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Me gusto mucho el final.

Hoy por segunda vez en julio salì en Babelia.

Un abrazo desde Madrid.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas