sábado, abril 08, 2006

Novenos


© Ricardo Martín

En la nitidez que se levanta de la niebla el viaje traza
su esperanza matinal, la enigmática y alta escapatoria.

Una aventura inalcanzable parece trazarse en lo pálido,
una travesía que desconocemos simula quedarse
como un hilo de espuma, como una invitación a las preguntas.

Desatendemos la razón de los adioses, los argumentos
que justifiquen distanciarse en la madrugada, separarse
de la gravedad y su refugio. Ignoramos la cobardía
en irse o el apremio en el encuentro tanto tiempo esperado.

Aquí estamos, anclados en nuestro puerto, en nuestro sortilegio
de vivir. Observamos por un instante la altivez del viaje:

Ellos, allí arriba, anónimos salvo en sí mismos. Son tan frágiles,

son tan caedizos.

¡Cómo nos pertenece su arrogancia!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Biennnnnnnnnnnn

Mirada dijo...

Agradezco mucho tus palabras, porque sé que bien con mucho cariño. La calidad, la poesía, la encuentro aquí en tus letras, con un excelente saber hacer. Felicitaciones de todo corazón por tu gran trabajo, me encanta venir de vez en cuando y leer y volver a leer. Gracias, un abrazo enorme Ogigia.

azzura dijo...

Bien, pués me dejas sin palabras una vez más, sólo repetir lo de siempre; qué bueno Ogigia;) te admiro

Anónimo dijo...

eeeeeeeele, pues unos estamos mas ancaldos que otros, y otros ni se dan cuenta del sortilegio, me encantan las aventuras inalcazables en lo palido. quedara muy bien en papel, seguro. aledingue.

Anónimo dijo...

eeeeeeeele, pues unos estamos mas ancaldos que otros, y otros ni se dan cuenta del sortilegio, me encantan las aventuras inalcazables en lo palido. quedara muy bien en papel, seguro. aledingue.

Marian dijo...

"Desatendemos la razón de los adioses...".Me rindo,la precisión con la que "miras", me desarma.
Un besín y que disfrutes de estos días de descanso

Blogsin dijo...

Nuestro cuello funciona como un balancín de esperanzas. Somos reyes de lo horizontal. Enanos para la gloria. Dispuestos a creer en la infinita gravedad.

¡Qué rectilíneas franjas no dejarán en tus manos primorosas el secreto de su vuelo!

Besos a reacción, Ogi

Solo en la Oscuridad dijo...

Hermoso vaya que deleite sumamente hermoso.

En la nitidez que se levanta de la niebla el viaje traza
su esperanza matinal, la enigmática y alta escapatoria.

¡Como nos pertenece su arrogancia!

Hermoso

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas