sábado, abril 15, 2006

Décima foto, décimo poema


© Ricardo Martín



Elefantes de estar cansado,
haber conocido la noche
sin olvido, sin tan siquiera
cerrar los párpados, dejarse
llevar.

Insomnio o paquidermos. Cruzan
ahora hasta los bebederos
de la mañana. Míralos
pasar indiferentes, lentos
en su nacarado calor,
casi festivos, casi nubes.

¿Y dónde se atrasa la noche
de las rapaces ululando
en tu oído, con sus miradas
trágicas?

Albos elefantes celestes…
No traen el consuelo, mueven
un aire suyo, nada más.

Y, aunque el resplandor despabila
timideces en las farolas,
la noche prosigue detrás
de los perfiles, en lo blanco.

8 comentarios:

Blogsin dijo...

En las formas, y hasta en las sombras o en las nubes, se puede esperar, esperar no se sabe que, algo que no es propio y no depende de uno mismo. Una historia, a veces milenaria, a veces tan antigua como la noche. Unos paquidermos, insaciables, que seguro habrán mecido a un lejano desconocido.

Nubes y claros. Y un beso, como siempre, Ogi.

almena dijo...

Ogi ¿qué decir ante una imagen así y ese pie de lujo que tú le pintas?

Sólo disfrutarlo.

Besos!

Ernesto dijo...

Es precioso, de verdad, me voy a dormir con esa imagen (¿en los ojos?). Muchas gracias.

La hormiguita dijo...

Precioso blog. Saludos!

Marian dijo...

Te aseguro que hoy además de la plasticidad en la palabra... he oido su música... la manada de "albos elefantes celestes".
Me encandila :)
Un besín

Ernesto dijo...

He estado leyendo el resto de tu poesía y me ha encantado. Creo que has creado un espacio mágico aquí, juntando poesía e imágenes hermanadas. Y este poema de los elefantes aereos deja un sabor de boca tan bonito (creo que es el de la buena poesía).

Te seguiré leyendo. Besitos.

Solo en la Oscuridad dijo...

En cierta ocasion me tome el atrevimiento de cerrar un post con el rapaz ululando, esa noche en que los elefantes durmieron.

Me encanto

Leodegundia dijo...

El amanecer viene en ayuda de las farolas para ir disipando las sombras.
Un abrazo

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas