sábado, abril 29, 2006

Duodécimos



© Ricardo Martín

Desconocer en qué momento
surgirá la sorpresa, el acto
enamorado de la luz
o
si me vigila en su escondite
un alborozo inesperado
o
que sea respirar, sin más,
el presagio de una presencia.

Cuánto deseo de un hallazgo
en nuestro corazón.

Cuánto misterio en la ciudad
o
sólo es el silencio.

6 comentarios:

almena dijo...

Poeta, magnífico.
Se me han quedado prendidos los tres primeros versos de entre todos.
Me sedujeron al instante :-)

Abrazo grandote

Agustin dijo...

De alguna forma, he llegado, dia de mucha suerte y merecida constancia por la buena lectura. Saludos.

Ernesto dijo...

Este increíble silencio,
caricia larga, tensa,
sombra translúcida...
¿cae de las hojas
de los árboles
o surge de ti?

Esa voz inquietante
que nos mira
y parece que va a decir
su nombre verdadero...
¿nace entre las alas
de la tarde
o brota de ti?

Marian dijo...

El poema es un susurro... juega con la luna al escondite.
Un besín

C@rpe Diem dijo...

Un beso Ogigia;;)) gracias una vez mas por esta maravilla..

Leodegundia dijo...

Razón tienes, cuanto misterio en la oscuridad.
Un abrazo

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas