sábado, marzo 18, 2006

Sexto poema, sexta foto

© Ricardo Martín

Tumbarte, ver pasar los barcos,
retrasarte en el tiempo. Barcos
blancos marchándose.

Hoy el azar se balancea
allí arriba, en la balsa. Estás
disfrutando de tierra, espalda
en lo mullido. No te inquieta
un entusiasmo deslumbrante,
no te desasosiega el miedo
ni el amor desdobla el pañuelo
de las argucias.

Sin yacer ni erguirte doliendo,
sin poseer algún secreto
que amenace.

Un fleco del futuro, un guiño
de la memoria.

Calisto, desde el solejar,
ve pasar los barcos. Calisto,
el de Azorín. Y tú, tumbándote.

Siempre los mismo barcos,
tan distintos.



7 comentarios:

Clandestina dijo...

snif... qué bonito!

leodegundia dijo...

Así son las nubes, unas veces parecen barcos y otras animales que pasan a todo correr, siempre igual y siempre diferente.
Un abrazo

Marian dijo...

Me desarmas con el simbolismo, Ogigia, con la plasticidad de tus poemas, acero toledano sobre ese cielo de filigrana...
Un besín

Max dijo...

Siempre los mismos barcos, escenas que se repiten. Un jardín, un halcón y dos jóvenes. El ciclo de la vida.

Calisto, cuarentón, viendo pasar la vida. Todo fluye, nada permanece. ¿O sí?

Bello poema.

aitor dijo...

Un poema muy gráfico....se complementa perfectamente con la imagen :)
Musus

Solo en la Oscuridad dijo...

Ver donde esta benevola marea nos lleva...me encanto "Siempre los mismos barcos, tan distintos".

Gracias por tus palabras y un placer estar por aqui

manuel dijo...

nunca vi las nubes como barcos , pero si como flecos , tanmpoco de memoria,pero esta muy bien realcionado.:) , quedaran genial con las fotos en grande, Manuel.

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas