jueves, junio 07, 2012

VIII Der Blaue Reiter






      El molino encantado. Marc

      Hablo contigo desde  el agua, 
      mi jinete,
      aunque no se sacie la sed
      del tiempo.

      Llegaste en un rizo solar
      con la melancolía
      que arde aún bajo la ceniza.

      Y ahora te digo
      que no todo concluye,
      mi amado,
      y tú me miras azul, fino
      de ligereza ecuestre
      pues los caballos saben
      un modo secreto
      de abrazarse.

      Hablo contigo recobrando
      escasas esquirlas de magia
      -aquel cristal que tanto
      nos lastimaba en el deseo-,
      y si venías
      con palomas violetas
      desangrándose,
      ahora te digo
      que no me pierdo, continúo
      en ti,
      giro y giro avanzando
      sin fin
      hasta un comienzo transparente.

No hay comentarios:

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas