domingo, noviembre 13, 2011

SI ELLA NOS MIRA VI




      LA MUJER LLAMADA PERFUME DE PRIMAVERA

      Hija de Ho Phi Dien, amasa pastelillos diminutos que bailan en almíbar.

      La sombra de los montes anamitas disemina su siembra sobre el azogue de los arrozales.

      Ella confraterniza con los astros danzantes en el agua, y pronuncia en voz baja dos sortijas posadas en el fondo de la masa de harina que tapiza el azúcar; se chupa los pulgares, se detiene un instante ensimismada delante de sí misma.

      Vemos cómo descorre las cortinas, cómo no mira atrás cuando sitúa ramos de flores blancas en las mesas, tinteros, los pinceles para caligrafías de borrachos que sujetan su pulso con más vino e improvisan epigramas obscenos.

      Ahora sólo escucha el chapoteo de una rana en su charco, quizá un ave que pesca y se sumerge detrás del estertor de un campesino que se ha dejado el tiempo en este cieno de ávidas raíces.

      Y escribe para nadie:
      “cansadas las rodillas, siguen igual de vivos los deseos”.

No hay comentarios:

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas