sábado, junio 04, 2011

IX Signos sobre la tierra


Continúo con esta serie:


      Globo rojo

Me impulsan, alzo

mis manos, descubro mi pecho,

me doy a las columnas de aire

ascendiendo, me impulsan, Ene

se llama Klee, se llama Klee

Eme A cuando ha conseguido

separarse de sus rodillas,

se llama Klee el hilo, la falta

de gravedad, la maravilla

que sólo yo conozco.


Mantengo un equilibrio, invento

conjuros,

cada poema lo es,

cada palabra está elevando

oro de espumas contra piedras,

margaritas carnales contra

el tiempo,


conjuros

para el alba de la ciudad,

para el joven volviendo sano

de un contagio,


conjuros

en el espanto de su madre,

en la ciudad y su aspereza.


Otra vez alta

para Eme A, para Ene, para

tu rojo y Klee:

sólo es mi gozo.

1 comentario:

Inma BabiaS dijo...

Me gusta esta serie, y todos tus conjuros, ya lo sabes, poeta ;)

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas