domingo, febrero 20, 2011

Sueltos III


      El escarabajo

      sube por el mentón de Giovanna

      Tornabuoni.

      Dile que parpadee, que pellizque

      su mejilla, que lleve la mano

      hasta la suavidad bajo su ojo,

      que gire su cabeza y me mire

      y deje su perfil y se vuelva.


      Ven desde el silencio coralino

      de tu no ser.


      Está muerta cuando fue pintada

      y el homenaje es un raro aroma.


      ¿Consuela

      contemplarla

      si ya no se cansa de posar

      y no responde y ni de vestigio

      la dulce gutural en su nombre

      insiste?

      ¿Consuela

      si sólo es hueco

      la elegante curva de su nombre?


      Ven desde tus años invisibles.

      Dile que mire, que se espante

      el escarabajo

      sobre la carne de los fantasmas.


      No se puede tocar. Más que muerte,

      más

      que pronunciada

      o admirada

      respira por un instante, luego


      qué me consuela.

1 comentario:

almena dijo...

Feliz domingo, querida Ogi.

Un besit

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas