viernes, octubre 15, 2010

Un poema dedicado


      GIRO

      Me muevo
      con la manera circular
      de una rama de robinia
      en septiembre:

      densa, aún olorosa,
      vienen avispas, las escondo,
      luego merodean ventanas,
      se atontan al calor.

      Me muevo pesada de pájaros
      avivando nidos porque
      la humedad
      y el delirio cuando despierto
      son otro nido,
      otra cría crecida hambrienta
      aleteando.

      Y me giro
      capturada
      en la luz,
      no en la luz sin ojos del día,
      sino en la luz carnal que otorga
      mirarme mientras quema.

      Y entonces soy mirada,
      me giro como un árbol
      excitado,
      abandono mi forma
      privativa, dejo a tu lengua
      de luz hurtarme,
      me giro donde estás
      y soy el agua.

      -----------------------------------------


      Sí, este poema está dedicado

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Feliz el mortal que ya lo posea.
Robinia, no necesito ser una avispa para disfrutarla.

Y tú escribes lo que yo necesito.

http://www.heraldo.es/blogs/elbuenjardinero/wp-content/uploads/2009/05/robiniadentro.jpg

Anónimo dijo...

Feliz el mortal que ya lo posea.
Robinia, no necesito ser una avispa para disfrutarla.

Y tú escribes lo que yo necesito.

http://www.heraldo.es/blogs/elbuenjardinero/wp-content/uploads/2009/05/robiniadentro.jpg

Anónimo dijo...

Me dupliqué y no puse mi nombre.

me sabes anónima y me conocerás por la caligrafía.
Sara_P

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas