viernes, abril 09, 2010

VERDES: Jade




      JADE

      De la sustancia de un dragón aletargado en la penumbra

      nació el ailanto y, del ailanto, desde su savia sin fatiga, esta piedra no piedra verdelago,

      este lechoso verde intacto.


      El dragón buceaba en lluvias intratables mientras buscaba una armonía musical para el mundo;


      se escondió en una cueva, desfallecido por no hallarla y, de su sueño sin final, brotaba el díscolo arbolillo que crece en los lugares donde no crece nada, negándose
      a morir.


      Y de la esencia de su tronco imparable, flexible pues quisiera ser música, surge el verde acogedor, el verde
      abril.


      Si lo tocas es tibio,
      si lo miras contiene fibras vegetales viviendo, verde primerizo, verde de tórtolas y nidos, el verde creador.


      Porque guarda los sueños
      del dragón de la lluvia llena de oxígeno, porque guarda la melodía nutritiva, la terrestre canción del árbol del cielo.




3 comentarios:

almena dijo...

Los colores, todos los colores, están de fiesta porque los nombra tu poesía.

Beso!

Lun dijo...

Me gustan los verdes con todos sus matices, gracias por enseñarmelos con tus ojos
Un Beso
Lun

Inma BabiaS dijo...

verde que te quiero verde
;)

Datos personales

Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog




Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Jardí­n al mar 1605 Blog de poesí­a y otros textos Ogigia María Antonia Ricas